Páginas vistas en el último mes

martes, 10 de mayo de 2011

La energía como forma de comunicación


Los perros usan la energía constantemente para comunicarse. La energía es eso a lo que yo llamo “existencia”; es quién y qué eres a cada momento. Los perros no se conocen entre sí por su nombre, sino por la energía que proyectan y las actividades que comparten. De la misma forma conocen a los humanos.
Como humanos, nosotros también nos comunicamos con energía, nos demos cuenta o no. Y, aunque intentemos persuadir, explicar y racionalizar todo el día, estas señales de energía son los únicos mensajes que les llegan a nuestros perros.
La primera energía que experimenta un cachorro después de nacer es la energía tranquila-firme de su mamá. Más adelante, el cachorro seguirá por asociación a un líder de jauría que proyecte la misma energía tranquila-firme. Como seguidores de la jauría, los perros devuelven una energía tranquila-sumisa que completa el equilibrio de la jauría. Es importante entender que la mayoría de los perros nacen sumisos, porque no puede haber muchos líderes de jauría.
Cuando un perro naturalmente sumiso vive con un humano que no lidera, intentará corregir el equilibrio de la jauría llenando el espacio que dejó la falta de un líder, según su interpretación. Así es como comienzan los problemas de comportamiento.
Para consolidarte como el líder de la jauría, debes proyectar una energía tranquila-firme constantemente. Si no entiendes qué quiero decir al hablar de energía tranquila-firme, piensa en Oprah Winfrey. Ella es una persona tranquila y firme en el mundo humano. Este equilibrio natural (liderazgo tranquilo-firme con comportamiento tranquilo-sumiso) fomenta la estabilidad y crea un perro equilibrado, centrado y feliz.

No hay comentarios: