Páginas vistas en el último mes

martes, 10 de mayo de 2011

Mitos de la esterilización y la castración

Esterilizar o castrar a tu perro es una parte importante de ser un dueño responsable. Los perros machos no castrados que no pueden aparearse experimentan frustración, lo cual puede volverlos agresivos. Las hembras no esterilizadas atraen atención indeseada cada seis meses. Desde un punto de vista psicológico y biológico, es lo mejor que puedes hacer por tu perro.
Cuando esterilices o castres a tu perro, asegúrate de que esté en un estado tranquilo y equilibrado. ¡Nunca castres o esterilices a un perro frustrado, nervioso, tenso, agresivo o ansioso!
La superpoblación de mascotas y la eutanasia son un problema continuo. Sé parte de la solución: esteriliza o castra a tus mascotas.
Cesar Millan
En los Estados Unidos, por cada un humano nacen siete cachorros de perro o gato. Como resultado, no hay suficientes hogares para los animales, por lo que entre cuatro y cinco millones de perros y gatos son sacrificados anualmente.
Es una consideración general que esterilizar perros y gatos es el método más efectivo de controlar la población de mascotas. Tú puedes ayudar a salvar vidas esterilizando y castrando a tu mascota. Si las mascotas no pueden reproducirse, no crearán cachorros que terminarán en refugios de animales para ser adoptados o sacrificados. Actualmente, más del 56% de los perros y aproximadamente el 75% de los gatos que son llevados a los refugios terminan siendo sacrificados.
Los mitos que rodean la esterilización y la castración y el elevado costo de las mismas hace que mucha gente evite la operación, pero lo cierto es que la esterilización hace que el perro sea una mascota con mejor comportamiento y salud y te evitará gastos a largo plazo.
A muchas personas, especialmente a los hombres, les cuesta mucho esterilizar a sus mascotas, imponiéndoles a sus perros sus propios sentimientos frente a la idea de perder las habilidades reproductivas. Un perro no se sentirá menos “hombre” o menos “mujer” tras ser esterilizado. No sufrirá una crisis de identidad o llorará la pérdida de su capacidad reproductiva. Tu perro simplemente tendrá una necesidad menos que satisfacer.
La personalidad básica de un perro se forma más por su ambiente y sus genes que por sus hormonas sexuales, por lo que la esterilización no cambiará la personalidad básica de tu perro, no lo hará perezoso ni afectará su instinto natural de proteger a la jauría. Pero tú tendrás un perro que se portará mejor.
Los perros castrados tienen menos deseos de escaparse, de marcar territorio (¡como tu sillón!) y de ejercer el dominio de la jauría. Los perras esterilizadas ya no experimentan los cambios hormonales durante los ciclos de celo que las ponen nerviosas, las hacen llorar incesantemente y atraen machos indeseados. Los perros esterilizados son más cariñosos y menos propensos a morder, escaparse, volverse agresivos o peleagudos.
Otro mito dice que la esterilización y la castración provocan un aumento del peso. Los perros no engordan con sólo ser esterilizados. Al igual que los humanos, los perros suben de peso si comen mucho y se ejercitan poco o si están genéticamente predestinados a tener sobrepeso.
Probablemente, el aumento de peso que la gente puede llegar a ver luego de la esterilización sea por seguir alimentando con una dieta de alto contenido energético a un perro cuya necesidad de energía está disminuyendo a medida que va alcanzando su tamaño adulto.
Los perros no sufren por haber perdido su capacidad de reproducirse. Se reproducen con el único fin de asegurar la supervivencia de su especie. No crían a un cachorro durante dieciocho años. No sueñan con la boda de sus cachorros. No esperan conocer el bienestar de tener nietos cuando sean mayores. Las hembras amamantan unas semanas, les enseñan a sus cachorros reglas, márgenes y limitaciones y los mandan a que sean parte de la jauría. Los machos no son “padres” en el sentido humano de la palabra, ni siquiera reconocen a los cachorros como suyos.
¡En cuanto al costo, la cantidad de programas de esterilización y castración gratis o baratos ya no dan lugar a esa excusa! Aun si estos programas no están disponibles en tu área, la angustia emocional y el dinero gastado en tratamientos médicos que te ahorrarás a largo plazo hacen que sea una inversión que valdrá cada centavo.
La esterilización reduce el riesgo de incidencia de un número de problemas de salud cuyos tratamientos son complicados y costosos. En las hembras, elimina la posibilidad de que se desarrolle cáncer uterino u ovárico y reduce considerablemente las probabilidades de tener cáncer de mama. Además, algunas hembras sin esterilizar experimentan embarazos psicológicos e infecciones uterinas que pueden ser fatales. En los machos se reduce considerablemente el riesgo de cáncer de próstata. Al ser esterilizada, su mascota vivirá una vida más larga y saludable.
Los esfuerzos de los programas como SPAY/USA ya parecen estar teniendo efecto. En 1980, aproximadamente 23,4 millones de animales fueron sacrificados. Veintidós años más tarde, el cálculo bajó a 4,6 millones. En pueblos y ciudades que ya han implementado los programas de esterilización, el número de animales de compañía que deben sacrificarse demostró un descenso de entre el 30 y el 60 porciento.
Lo cierto es que los perros castrados y esterilizados son mejores mascotas. Y aunque estemos encaminados en la dirección correcta, el problema de la eutanasia continúa. Sé parte de la solución. ¡Esteriliza o castra a tus mascotas hoy!

1 comentario:

Pitbull dijo...

Si esta intervención se realiza antes de los 2 años de edad de la hembra, además tendrá efecto preventivo sobre los tumores mamarios que afectan a 1 de cada 5 hembras no esterilizadas antes de los 2 años de edad